¿Las gorditas pueden ser Miss?

  • Los estereotipos y las críticas a la Miss Canindeyú

    Compartir:

     

    En el 2008, Chloe Marshall, una joven inglesa se convirtió en noticia mundial cuando, siendo gordita y fuera de los estereotipos de misses,  ganó la corona de Miss Surrey que le permitía a ser aspirante para ser Miss Inglaterra. En ese entonces ella tenía apenas 17 años, pesaba 80 kilos y tenía una altura de 1.73 de altura.

    “Quería llegar a la final de Miss Inglaterra y romper el estereotipo de que una tiene que ser alta y flaca (…) quería hacer como una declaración. Cuando conocí a las otras candidatas para Miss Surrey, me di cuenta de que eran todas hermosas, pero todas eran rubias y con un look de Barbie (…) los kilos no determinan lo sexy o guapa que eres”, había dicho en ese entonces esta candidata. Muchas mujeres de todo el mundo salieron a defenderla de diversas maneras y ella se convirtió en una verdadera protagonista del concurso que había cobrado fama internacional.

     

    Chloe Marshall /Foto: vanityfairrewards.com

    Chloe Marshall /Foto: vanityfairrewards.com

     

    Hasta el viernes, muy poca gente se había enterado de que hubo una elección de Miss Paraguay el 14 de mayo último. Sólo se supo en las redes que hubo tal certamen luego de darse a conocer que una candidata estaba fuera del esquema habitual de este tipo certámenes. Se trataba de la Miss Canindeyú, Juliana Tosta Artero, a quien criticaron hombres y mujeres en las redes sociales llamándola “gordita” o “gorda”. Además, surgieron otras polémicas con los vídeos en donde las concursantes exponían sus conocimientos sobre políticas públicas y análisis de la realidad nacional.

     

    Foto: Facebook

    Foto: Facebook

    Es posible que se dificulte defender las ideas expresadas por Juliana Tosta Artero sobre el problema rural, sin embargo,  en las redes sociales no se debaten sus ideas,  sino sus medidas. “Vi a personas que incluso defienden derechos humanos, burlándose en las redes o diciendo…»la verdad es que comió mucho». No la atacaban por sus ideas, la atacaban por su físico y  eso realmente me entristeció mucho, porque las propias mujeres la atacaban. Yo creo que en vez de criticar, deberíamos de celebrar que la Miss Canindeyu haya roto con el estereotipo de que las concursantes para un certamen de belleza deben ser flacas, altas y rubias”, dijo Lea Schvartzman, quien trabaja en el ámbito de  los derechos humanos.

    Aunque  muchas mujeres paraguayas se sentirían muy identificadas con Juliana, es raro que ninguna organización feminista haya salido  defenderla ante tanto ataque.  Por  más de que no podemos citar una fuente de investigación científica o una estadística, podríamos asegurar que  una mujer gordita representa físicamente a muchas mujeres paraguayas.

    De todas formas, el hecho de que por primera vez sea visto en un concurso de belleza, una participante que rompe con los arquetipos de rubias, flacas, barbies…. implica un desafío importante: ¿Por qué nuestras representantes deben ser personas altas y flacas cuando en realidad la mayoría de la población se caracteriza más bien por una estatura mediana y con el cuerpo rellenadito?  Y todavía nos queda la pregunta: ¿Las gorditas pueden ser miss? ¿Cuáles son las dificultades que debe vencer una mujer común para llegar a ser Miss? ¿Las Misses no son personas “comunes”?

    Vos, ¿Qué opinás?

     

    Las cámaras con tomas desde abajo no favorecen ni a las flacas, pero el vídeo titularon: «La gordita representante de Canindeyu en Miss Paraguay 2013».

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios

    Etiqueta(s):

    Más notas: