La pelota del Mundial, hecha por mujeres pakistanies

  • Fuleco y Brazuca son dos de los principales protagonistas del Mundial de Brasil. El primero, que es la mascota, está inspirado en un armadillo y la segunda, que es la pelota, está hecha por mujeres de Pakistán.

    Compartir:

     

    Brazuca es el nombre de la pelota oficial del Mundial Brasil 2014. Cuando se concibe la creación de este elemento indispensable para el juego, siempre se tienen en cuenta los motivos relacionados al país anfitrión, ya sea en colores y diseño.

    Esta pelota fue elaborada con la última tecnología con que cuenta la marca Adidas pero existe un dato interesante sobre su producción en serie. Una vez que empezaron su elaboración, fueron las mujeres pakistaníes las encargadas del trabajo. De este modo, la Brazuca fue confeccionada artesanalmente por mujeres en una fábrica de Sialkot en Pakistán.

    En cuanto a su origen, la designación del nombre Brazuca es porque hace referencia a una persona originaria de Brasil.

    La mascota. Otro atractivo del mayor evento deportivo es Fuleco. La mascota del Mundial Brasil 2014 es un armadillo de la especie Tolypeutes tricinctus (armadillo de tres bandas brasileño), y su nombre une las palabras «fútbol» y «ecología».

    La particularidad de este armadillo mejor conocido como Ana Botafogo, en nombre de una bailarina brasileña, es que se enrolla como una pelota de fútbol cuando se siente amenazado o con miedo.

    Es un personaje hospitalario y amigable, personificando la esencia del brasileño, señala theobjective.com.

    El armadillo apoya la conservación del medio ambiente y promueve la cultura del deporte a través de sus principios de «Team Player» y «Fair Play». Dicen que se enrolla como una pelota y hace la «voltereta del armadillo» cuando mete gol. Una acción que será digna de ver.

    Protestas. A mediados de este mes, unas 700 personas protestaron en Río de Janeiro frente a la principal estación de trenes, Central do Brasil. Los manifestantes, muchos envueltos en banderas brasileñas y con pelucas «verdeamarelas», quemaron una enorme entrada simbólica a un partido de la Copa.

    Entre los manifestantes, se observó a una persona que llevaba en hombros a un gran Fuleco, el armadillo que es la mascota de la Copa, que sostenía un cartel con la leyenda «FIFA go home!», indicó El Heraldo.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: