El turrón y sus beneficios

  • Con base de almendra, miel y azúcar, este delicioso postre tiene propiedades que favorecen a nuestro cuerpo. 

    Compartir:

    Aparte de proteínas (por el huevo y la almendra), el turrón contiene 7 de los 9 aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita, ácidos grasos esenciales (la mayoría insaturados) similares a los que aporta el aceite de oliva, hidratos de carbono (gracias al azúcar y la miel) y un alto valor vitamínico (vitaminas A, E, B1, B2…). Gracias a la almendra, también obtenemos minerales (magnesio, hierro, potasio). Además, no olvidemos que la almendra por sí misma nos aporta un gran valor energético y bajo contenido en azúcares, muy recomendable, por tanto, para diabéticos, según el portal Muy Interesante.
    Un estudio científico llevado a cabo por los investigadores D. Hyson, B. Schneeman y P. Davis y publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition expuso que consumir almendras, como las que contiene el turrón, podía reducir el colesterol LDL o “colesterol malo” en la sangre. En este caso, tanto las almendras como el aceite de almendra demostraron tener efectos similares en los lípidos del plasma y la oxidación de LDL o colesterol malo tanto en hombres como mujeres sanos. Los turrones también pueden contener otros frutos secos, como avellanas, nueces o piñones. Todos ellos son ricos en nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

    Mayor aporte de antioxidantes

    Una investigación publicada en The Journal of Nutrition comprobó que el consumo diario de almendras aumentaba el contenido de antioxidantes en personas fumadoras que, como hemos visto, representan un grupo de riesgo por su bajo nivel de antioxidantes, frente a las personas no fumadoras.
    Aparte de los frutos secos, el chocolate es otro de esos ingredientes estrella de los turrones. Si hablamos en concreto de los turrones con chocolate negro, nos referiremos a él como un alimento muy saludable gracias a su alto contenido en polifenoles antioxidantes, muy parecidos a los del vino tinto o los del té verde. Muchos estudios sobre el consumo de chocolate como suplemento han demostrado que este reduce la oxidación del colesterol LDL o colesterol malo de forma significativa, lo que a su vez conduce a una reducción del riesgo de arteriosclerosis, del colesterol y un aumento de lipoproteínas de alta densidad. Un buen aliado en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

    Compartir:

    Comentarios

    comentarios


    Más notas: